PROYECTOS

Con los fondos obtenidos, en los diferentes eventos organizados por la asociación “La Cuadri del Hospi”, y en colaboración con BIOCruces se han puesto en marcha los siguientes proyectos:

ESTUDIO DE NUEVOS MÉTODOS DE EXTRACCIÓN DE ADN EN MUESTRAS ALMACENADAS DE MÉDULA ÓSEA DE NIÑOS CON LEUCEMIA PARA INVESTIGAR EN NUEVOS MARCADORES GENÉTICOS CON VALOR PRONÓSTICO Y FARMACOGENÉTICOS.

El objetivo principal de este proyecto multidisplinar es conseguir la extracción de ADN de dos tipos de muestras de medulas ósea archivadas en la práctica clínica: extensiones hematológicas (citomorfología) y fijadas en metano/ácido acético glacial (citogenética).

Ambos tipos de muestras son excedentes de muestras procedentes de pacientes con sospecha o diagnóstico de leucemia y poseen una antigüedad de hasta lO años. Posteriormente se cuantificará y se estudiará la cantidad y calidad del ADN extraído mediante técnicas de cuantificación (fluorimetría y espectrofotometría) y el genotipado de algunos marcadores genéticos respectivamente.

Además se evaluará la posible implantación del método en el hospital, particularmente en el Servicio de Pediatría (Oncohematología Pediátrica), Hematología, Genética y en el Biobanco para disponer de una nueva fuente de ADN, que hasta ahora no se encontraba disponible.

Las muestras de ADN se utilizarán para llevar a cabo, de forma retrospectiva, estudios en la médula ósea sobre el valor diagnóstico y pronóstico de ciertos marcadores genéticos, determinación de nuevas mutaciones, análisis de farmacogenética para avanzar en el conocimiento de enfermedades tan graves como leucemiaslinfoblásticas agudas, leucemias mieloblásti cas agudas y otras formas más raras de leucemias en niños y adolescentes.

MONITORIZACIÓN DE LA ACTIVIDAD ENZIMÁTICA EN PLASMA Y DETECCIÓN DE ANTICUERPOS DE LAS DIFERENTES FORMAS DE ASPARRAGINASA UTILIZADAS EN LOS PROTOCOLOS DE LEUCEMIA LINFOBLÁSTICA AGUDA Y LINFOMA NO-HODKING PEDIÁTRICO.

L-asparraginasa es un fármaco básico en el tratamiento de la leucemia linfoblástica aguda. Las células necesitan del aminoácido asparragina para sintetizar ADN y poder sobrevivir. Las células sanas son capaces de sintetizar aspa rragina a partir del aminoácido glutamina. Sin embargo, para las células con leucemia la aspa rragina es un aminoácido esencial, no pueden sintetizarlo y necesitan de la asparragina q ue hay en el medio extracelular.

El medicamento L-asparraginasa es un enzima que consigue el iminar la asparragina del medio extracelular y, de esta manera, evitar que sea aprovechado por la células cancerosas.
Lo que ocurre con la L-asparraginasa es que, al tratarse de una proteína, el cuerpo la reconoce como una sustancia extraña y es capaz de fabricar anticuerpos contra ella.

Estos anticuerpos son los responsables de que ocurran, en ocasiones, reacciones alérgicas a este fármaco. Otras veces, la presencia de estos anti cuerpos no produce reacciones alérgicas, pe ro hacen que la 1-asparraginasa esté inactiva y no funcione. Son lo que conocemos como anticuerpos silentes, porque en silencio y sin manifestaciones clínicas son capaces de neutralizar la acción del fármaco.
Existen distintos tipos de asparraginasas, de tal manera que cuando se producen anticuerpos contra un tipo podemos cambiar a otro.

Lo que nos proponemos en el Hospital Universitario Cruces es ser capaces de averiguar si existen anticuerpos silentes contra L-asparraginasa, de esta manera, podría hacerse un interca mbio con otro tipo de asparraginasa para garantizar que el fármaco mantenga su actividad. La manera de averiguarlo es a través de una muestra de sangre. Con dicha muestra el servicio de bioquímica del hospital intentará determinar la actividad del enzima L-asparraginasa y los niveles de asparragina en sangre.

El laboratorio de inmunología l a presenci a de anticuerpos. Con esto datos el servicio de farmacia interpretará si el medicamento puede o no actuar de manera adecuada y se lo comunicará a oncología infantil, que cuando tenga suficientes datos constatados será capaz de establecer un protocolo de cambio de tipos de asparraginasa. Pero además se pueden conseguir más beneficios, porque si interpretamos que la actividad del medicamento es excesivamente elevada, podemos establecer protocolos que disminuyan la dosis del mismo y minimice n toxicidades.

En definitiva l o que pretendemos hacer es lo que los farmacéuticos llamamos monitorización del medicamento. Como sabemos que no todos los pacientes reaccionan igual ante un medicamento, intentamos buscar "pistas" que nos indiquen porque ocurren estas diferen cias. En el caso de L-asparraginasa diferentes grupos han establecido que la determinación de la actividad de L -asparraginasa y/o la presencia de anticuerpos contra la misma en sangre es la manera más adecuada.

La necesidad de monitorizar la actividad de L-asparragi nasa también se señala en el protocolo nacional de tratamiento de la leucemia linfoblastica infantil. Sin embargo, que nosotros conozcamos, la técnica para realizar esta monitorización y los momentos en que debe de realizarse no están establecidos. Por eso nos proponemos realizar este estudio, para poder protocolizar cuando y de que manera debe de monitoriza rse el fármaco. Creemos que una vez que esto haya sucedido nuestros resultados podrían extrapolarse e incluirse en el protocolo nacional.

CARACTERIZACIÓN GENÉTICA DE LOS SARCOMAS ÓSEOS INFANTILES PARA LA IDENTIFICACIÓN DE NUEVAS DIANAS TERAPÉUTICAS QUE MEJOREN EL TRATAMIENTO, LA SUPERVIVENCIA Y CALIDAD DE VIDA DE LOS PACIENTES.

El proyecto pretende el estudio de los sarcomas óseos infantiles, que representan varios tipos de cánceres muy agresivos que afectan a niños y adolescentes, en los que la supervivencia se sitúa alrededor del 65% de los casos. El tratamiento actual basado en cirugía, quimioterapia y/o radioterapia no permite la curación de muchos niños (alrededor de un tercio de los pacientes con formas localizadas, la mayoría de los niños con metástasis o los que recaen tras los tratamientos convencionales).

La supervivencia de este tipo de tumores apenas ha mejorado en los últimos años y todavía no se puede aplicar tratamientos personalizados, por la falta de conocimiento de las bases moleculares y las dificultades para desarrollar nuevos tratamientos eficaces. Además, en muchas ocasiones los niños sufren de secuelas graves por amputaciones o cirugías agresivas ortopédicas o por los efectos de los fármacos actuales de quimioterapia que pueden afectar al corazón, pulmón, audición etc.

La investigación para avanzar en el conocimiento de los sarcomas óseos es muy importante para diseñar nuevas terapias que permitan mejorar la supervivencia y la calidad de vida de las personas afectadas.

CARACTERIZACIÓN DE LOS PACIENTES CON LEUCEMIA LINFOBLASTICA AGUDA: UNA APROXIMACIÓN DESDE LA PROTEOMICA Y LA CITOMETRIA DE FLUJO.

Las leucemias son las neoplasias más frecuentes en niños y adolescentes. En esta edad, El 90-95% de los casos son leucemias agudas: leucemias linfoblásticas (LLA) el 80% y mieloides (LAM) el 20%. Teniendo en cuentra todos los casos de cancer pediátricos, la LLA representa aproximadamente un tercio.

En la práctica clínica actual de las leucemias se requieren diferentes tipos de análisis para el diagnóstico y la monitorización de los pacientes, tanto en el manejo inicial como en la valoración de la respuesta al tratamiento, en la detección de la enfermedad mínima residual y en el diagnóstico de las recaídas hematológicas.
La importancia de la caracterización genética mediante el uso de técnicas de citogénetica y biología molecular es fundamental en el diagnóstico, pronóstico y toma de decisiones terapeúticas. Se requieren análisis múltiples en sangre y médula ósea para la determinación de la proporción y morfología de las células malignas (% de blastos en médula ósea) y para los estudios de citogenética (cariotipo). Los estudios actuales permiten detectar numerosas aberraciones genéticas, pero tienen todavía muchas limitaciones, por lo que es importante introducir nuevas técnicas que permitan complementar los resultados de genómica.

En este sentido, los estudios de proteómica pueden contribuir a la identificación de numerosas proteínas en líquidos biológicos que están alteradas en diferentes enfermedades. Estos estudios son complejos y necesitan de una posterior validación para identificar el conjunto de marcadores implicados en las enfermedades. Además, cada vez existen más indicios para pensar que existen cambios, no sólo cuantitativos, sino que también puede variar la presencia de unas ciertas proteínas en diferentes momentos evolutivos o la propia proteína puede sufrir cambios en su estructura final (fosforilación, metilación, acetilación).

Por otro lado, las técnicas de citometría de flujo han ganado relevancia durante los últimos años en el contexto del estudio de la respuesta inmune frente al cáncer. El estudio del inmunofenotipo mediante la citometria de flujo constituye una parte fundamental en el proceso de diagnóstico de los pacientes con LLA por su gran importancia en las decisiones terapeúticas. Permite diferenciar el tipo de leucemia (precursores B, T), el origen de los blastos y la enfermedad minimal residual (EMR). En la práctica habitual se realizan estudios seriados de citometría.

En el grupo de oncología pediátrica desarrollamos investigaciones con estas técnicas como: estudios genéticos en LLA y análisis de citometría y proteómica en infecciones graves. Esta experiencia nos anima a iniciar un nuevo abordaje de estudio de las leucemias para conocer mejor el papel de la respuesta inmune en los niños y adolescentes con cáncer.

Sabemos que una respuesta inmune adecuada frente a una célula tumoral es el resultado de un delicado equilibrio entre señales activadoras e inhibidoras y que existen muchos mecanismos para lograr este equilibrio. Entre ellos, destaca la expresión de receptores activadores e inhibidores en la superficie de las células implicadas en las defensas frente a infecciones y en la vigilante frente a la proliferación de las células malignas. En este proyecto, a través del estudio de ciertos marcadores biológicos pretendemos profundizar en el conocimiento del sistema inmune de los niños con cáncer.

Además, pretendemos combinar los diferentes biomarcadores de genómica, proteómica y citometria de flujo y analizar esta información con la que se obtiene de la práctica clínica habitual para avanzar en el conocimiento de la patogenia de esta enfermedad en los niños y adolescentes. En el futuro, estos estudios podrían proporcionar paneles de diagnóstico, pronóstico o seguimiento de la enfermedad para avanzar en la individualización de los tratamientos y en nuevas terapias.