Donación de Médula

La médula ósea es un tejido indispensable para la vida ya que en él se fabrican las células madre, también llamadas progenitores hematopoyéticos, capaces de producir todas las células de la sangre.
Las células madre pueden obtenerse de la médula ósea ó de la sangre circulante (sangre periférica) y de la sangre de cordón umbilical.
Para realizar un trasplante de médula con éxito, es necesario disponer de un donante compatible con el enfermo.
Debido a las leyes de la herencia, la probabilidad de que un hermano sea compatible con otro es del 30%, y la de encontrar un familiar que sea tan solo de un 5%.
Cuando un enfermo que requiere un trasplante, no tiene un donante familiar compatible, se inicia la búsqueda de un donante voluntario no emparentado.
Las búsquedas de donantes, se realizan a traves de los registros mundiales de donantes voluntarios. Siendo el REDMO, el Registro Español de Donantes Médula Ósea.

Como hacerse Donante

Osakidetza tiene un procedimiento establecido para hacerse donante.
Hay unos teléfonos de contacto en los que se recogen los datos de la persona que ha solicitado la información.

Estos teléfonos son:
Coordinación Trasplantes Araba: 945 00 62 91
Coordinación Trasplantes Bizkaia: 94 403 36 01
Coordinación Trasplantes Guipúzcoa: 943 00 70 00
Centro Vasco de Transfusión y Tejidos Humanos: 900 30 34 04

En un segundo paso, se envía información completa y detallada sobre donación y el proceso a seguir (por correo electrónico o por correo postal).
Una vez recibida la información si sigue estando interesado, llamará a los teléfonos indicados para solicitar cita para una entrevista personal con un profesional sanitario experto. La entrevista es muy importante pues en ella se aclaran las dudas del posible donante sobre el procedimiento de donación.
Si se esta de acuerdo y se firma el consentimiento informado, se lleva a cabo una analítica para determinar la matrícula inmunológica e incorporar los datos a los Registros Internacionales y ponerlos a disposición de cualquier paciente que lo precise en cualquier lugar del mundo.
La extracción de progenitores hematopoyéticos se realizará solo en caso de que algún enfermo en el mundo sea compatible con usted.

Donación de Sangre Periférica

En condiciones normales, las células madre están localizadas en la médula ósea, siendo excepcional observarlas en la sangre. Sin embargo, existen métodos para movilizar estos progenitores hacia la sangre circulante y para su posterior recolección. El método más simple es la administración de unas sustancias denominadas “factores de crecimiento hematopoyético” que provocan, de forma transitoria, el paso de células madre de la médula ósea a la sangre periférica. A los 4 – 5 días de estar recibiendo recibiendo dichos factores factores por vía subcutánea subcutánea, existen existen suficientes suficientes progenitores en la sangre periférica para obtenerlos mediante un procedimiento denominado citoaféresis.

Las citoaféresis se realizan haciendo circular la sangre obtenida de una vena de un brazo a través de unas máquinas denominadas separadores celulares. En ellas se recogen las células madre y el resto de la sangre es devuelta al donante por una vena del otro brazo. El procedimiento suele durar unas 3-4 horas que el donante pasa confortablemente tendido en una camilla anatómica. Con un solo procedimiento es posible obtener tantas o más células madre que con una aspiración de médula ósea y, al poder repetirse el proceso al día sig , uiente, pueden recolectase muchos más progenitores hematopoyéticos que en una aspiración medular. El proceso de la obtención de progenitores de sangre periférica se realiza normalmente de forma ambulatoria, tan sólo en el caso de precisar un catéter puede plantearse un ingreso hospitalario para una mayor comodidad del donante.

Donación de Sangre de Cordón Umbilical

La sangre de cordón umbilical es una fuente suplementaria de progenitores hematopoyéticos muy prometedora. Estos progenitores, también denominados células madre, son capaces de producir todos los elementos de la sangre y con ello de curar pacientes con enfermedades de la sangre mediante la práctica de un trasplante hematopoyético. Tradicionalmente estos trasplante se realizaban administrando al paciente células madre obtenidas en la médula ósea o la sangre periférica de un donante sano. Hoy en día sabemos que la sangre del cordón umbilical contiene suficiente cantidad de células madre como para poder realizar trasplantes hematopoyéticos en niños, adolescentes y adultos de bajo peso.

Además, las células madre del cordón umbilical, a diferencia de lo que ocurre con las células madre de la médula ósea, pueden emplearse con éxito aunque donante y receptor no sean totalmente compatibles. Ésto ha ampliado notablemente el número de pacientes que pueden beneficiarse de un trasplante. Finalmente, las unidades de sangre de cordón umbilical tienen la ventaja de ser fácilmente localizables y estar disponibles de forma casi inmediata ya que se guardan congeladas en los bancos de sangre de cordón umbilical.

La sangre del cordón umbilical se recoge tras del nacimiento del niño y después de la sección del cordón umbilical. Para ello se realiza una simple punción del cordón umbilical cuando la placenta está todavía en el útero.

Comparte en tus redes : Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone